Comunicación estructural



Un gran desequilibrio en la balanza

Bajos sueldos, sustituciones a coste de becarios, multiplicación de la actividad individual para abaratar el gasto que suponen nuevas contrataciones, y un largo etcétera de aspectos negativos, están creando una peligrosa nube de humo encima de la profesión periodística.

Ante todo esto, resulta evidente cuestionarse hasta qué punto la cada vez mayor concentración de poder por parte de los grandes grupos comunicativos terminará por destruir las bases de una profesión en la que miles de jóvenes estudiantes y ya profesionales depositaron sus ilusiones. Es necesario dejar de auto engañarse y creer que ser periodista  debe incluir  a sus espaldas la lacra de la precariedad. Sobre todo, cuando existen empresas de tamaño gigantesco que anteponen la expansión y el crecimiento económico en su actividad u otras que bien poco tienen que ver con la información, a mantener los puestos de sus periodistas en tiempos de crisis, o de elevar sus sueldos cuando la coyuntura lo permite a la categoría que merece un profesional de tal índole; y de cuya responsabilidad dependen millones de personas que se nutren de la radio, la televisión, Internet o la prensa.

A pesar de que algunos empresarios, e incluso algún periodista acomodado de renombre, resten importancia al asunto, resulta lamentable llegar a una redacción como becario primerizo, con los nervios y la emoción convertidos en un único sentimiento, y tener que escuchar a algunos de sus profesionales clamar por haber elegido su trabajo, aquel por el que tanto soñaron. Es tan lamentable como tener que escuchar a un recién licenciado en Periodismo recomendar el abandono de la carrera a aquellos que aún sueñan con ser grandes profesionales de la información y que, como él, si no se pone el grito en el aire o la palabras donde se puedan leer, verán truncadas sus expectativas a medida que llenan vasos en las discotecas o depósitos en las gasolineras. Ni que decir tiene que ambas son profesiones respetables, sin embargo, están muy lejos de aquello con lo que un enamorado del periodismo quiere compartir el resto de sus días.

La gran estructura de poder mediático que domina el mundo a través de relaciones de todo tipo, utiliza al periodismo como medio perfecto para superponer sus intereses, y a los periodistas como instrumentos finales de obtención de beneficios. En una supuesta balanza en la que los periodistas tuvieran que competir con mastodontes empresariales, el peso de estos últimos dejaría a los informadores en una situación realmente grave y sin una protección para sus verdaderos valores. Aquellos que están lejos de presiones publicitarias, comerciales o políticas, y que derivan en una cada vez menor especialización e independencia, con muchos contactos pero pocas fuentes de información verdaderas y fiables.

Las compañías que agrupan distintos medios de comunicación pretenden crear la figura del periodista multidisciplinar, pero no con la intención de tener a unos profesionales mucho más capacitados para buscar, ver, crear, tratar, comentar o analizar las noticias, sino para  contar con  unos trabajadores al límite de sus posibilidades, impidiendo así el auténtico desarrollo de su potencial. Como periodistas, es importante no olvidar jamás a qué nos dedicamos y la importancia que ello tiene. Trabajar para uno u otro medio no significa estar en el bando de los buenos o en el de los malos, ya que, si todos quedaran desarmados, podríamos apreciar que la única constante que mueve sus actos, por encima de la ideología política, son las relaciones de poder auspiciadas por el dinero.

Anuncios

Trackbacks & Pingbacks

Comentarios

  1. * Alfredete J. says:

    Qué pasada de tío. Como mola saber tanto de estructura

    | Responder Publicado 7 years, 8 months ago
  2. * Diego says:

    Eso pasa por estudiar periodismo u otras carreras mal remuneradas…….bu!

    Ingeniería Industrial………..con tu taco bueno………..y un mercedes grande en el garaje…………eso es vida…………….bu!

    Buen artículo Antoñete.

    PD:estoy de cachondeo, tu sabes que yo no pienso eso de verdad.

    PD2:un poquito si que lo pienso, pero muy poquito.

    Un abrazo

    | Responder Publicado 7 years, 7 months ago


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: