Comunicación estructural



EL PRESENTE DE LOS APOCALÍPTICOS

Antonio Javier Martín Ávila / Granada

Aprovechando que el filósofo, crítico y escritor italiano Umberto Eco ha pasado recientemente por la Facultad de Comunicación de Sevilla para ser nombrado Doctor Honoris Causa, vamos a hacer un pequeño repaso a una de sus grandes obras: Apocalípticos e integrados. Concretamente a la parte en la que Eco reúne diferentes críticas realizadas a la cultura de masas y a la concentración de medios. El objetivo de tal repaso es conocer si se han producido grandes cambios desde la publicación de la obra en la década de los 60, y su trascendencia en España.

El primero de los grandes achaques que se presentan en el apartado tiene que ver con el carácter heterogéneo del público al que las industrias comunicativas dirigen sus productos, y la poca originalidad de los mismos. Ello deriva en un resultado homogéneo, que para los apocalípticos “destruye las características culturales propias de cada grupo étnico”. Sin duda alguna, esta reflexión se relaciona íntimamente con el proceso de Globalización y su rápida capacidad para expandir productos a través de una estructura formada por grandes empresas estratégicamente situadas.

Un buen ejemplo es el fenómeno Gran Hermano, programa reality show que nació y se emitió por primera vez en Holanda en 1999 de la mano de la productora Endemol. Su éxito ha radicado en ofrecer un producto fortalecido por una gran campaña publicitaria, que no ofrece grandes complicaciones intelectuales para comprenderlo, y que no ha sufrido grandes variaciones en el tiempo, es decir, un producto 100% homogéneo, tal y como clamaban los críticos.

Endemol es propiedad de Goldman Sach –uno de los grupos de inversión más grandes del mundo que asesora a gobiernos, conglomerados empresariales y familias con un alto nivel de riqueza–; de Jonh de Mol –empresario y multimillonario holandés que tuvo la idea original del programa–; y de Mediaset –brazo mediático del holding empresarial italiano Fininvest, que es propiedad de Silvio Berlusconi–. Anteriormente, Endemol también fue participada por Telefónica, que vendió sus acciones a Mediaset en 2007.

La compañía del presidente italiano es la dueña mayoritaria de Telecinco. No es de extrañar, por tanto, que la cadena haya emitido el reality durante 11 años. Su emisión durante este periodo ha dado lugar a que otras productoras, respaldadas por los mismos entes empresariales con otra denominación, intentaran copiar el producto para explotarlo en las demás cadenas nacionales. De esta forma, desarrollan un cambio de los aspectos más “luminosos” del producto; aquellos exteriores que nos atraen como a los peces, aunque, el interior, continúe siendo igual de homogéneo y oscuro con el paso del tiempo.

La capacidad de Endemol para colocar sus creaciones en las televisiones de todo el mundo es indiscutible con un apoyo económico de tal envergadura. Los productos globalizados que lanza son tan válidos en España como en cualquier país del Este. Son tan útiles por la simpleza de contenidos que arrastran, incapaces de crear un conflicto con el espectador de la sociedad a la que se vende.

Otro de las afirmaciones realizadas por los autores a los que Umberto Eco denominó apocalípticos, hace referencia a la forma en la que los medios de comunicación y entretenimiento provocan emociones. Para ellos, “en lugar de simbolizar una emoción, de representarla, la provocan; en lugar de sugerirla, la dan ya confeccionada”. Esto significa una mayor potenciación de la imagen y el sonido como estímulos sensoriales a los que los consumidores deben responder. Pongamos como ejemplo a la industria del cine y su apuesta, en muchos casos, por la realización de filmes absolutamente plagados de efectos especiales  que no manejan ningún tipo de concepto mental. Abrir los ojos y envolverse entre el sonido es suficiente para abstraerse de todo razonamiento. Una acción peligrosa si se toma por habitual.

Veamos de forma más concreta la película Transformer, basada en los ya clásicos juguetes de la multinacional Hasbro. Su contenido puede resumirse bastante bien en la crítica realizada por Jordi Costa para El País, donde se afirmaba que era “una virtuosa filigrana hecha de ruido y furia, donde el apabullante sentido del espectáculo logra sublimar una historia descaradamente chorra.”.  Décadas después de que los apocalípticos avisaran sobre esta tendencia, el cine norteamericano, fuente de todos los demás, la ha consolidado. Transformers fue producida por Universal Studios, que pertenece a NBC-Universal. Este último es el cuarto mayor grupo de comunicación y entretenimiento del mundo tras Disney, News Corporation y Time Warner. A su vez, tras los movimientos realizados en los últimos meses, NBC-Universal es propiedad de General Electric –una de las compañías más influyentes del mundo, capaz de presionar en su día al gobierno de G. Bush para invadir Irak y potenciar así las industrias armamentísticas que también posee–; y de Comcast –un gigante de los servicios por cable en EEUU–. Con tal respaldo, películas “hechas de ruido y furia” inundan las carteleras de medio “globo” restando espacio a las producciones más locales, que no pueden competir ante tal demostración de poderío distribuidor y publicitario.

También en Transformers puede observarse otra de las características a analizar: “la imposición de símbolos y mitos de fácil universalidad, creando tipos reconocibles de inmediato” a través del nacimiento de una nueva mega estrella, Megan Fox. Pero este aspecto será tratado más adelante.

Antonio Javier Martín Ávila es periodista y creador de Comunicación estructural.

Anuncios

Trackbacks & Pingbacks

Comentarios

  1. * Isa says:

    Gran articulo javi, aunque no me sorprende, por cosas así sé que llegarás lejos. Yo creo que te voy a proponer para que seas tu nuestro profesor de estructura. Enhorabuena!

    | Responder Publicado 7 years, 8 months ago


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: