Comunicación estructural


El imperio Berlusconi toma España

Mientras que la vida política de Silvio Berlusconi se tambalea entre críticas, escándalos y agresiones, la empresarial, sin embargo, sigue cosechando buenos resultados. Los últimos movimientos realizados por Mediaset -grupo televisivo propiedad de Fininvest, es decir, de Berlusconi- han situado a la empresa italiana en la mejor de las posiciones dentro del panorama televisivo español. Todo ello gracias a que las cadenas Telecinco -Mediaset/Fininvest- y Cuatro -Sogecable/Prisa- han establecido unos lazos de unión que tendrán como fruto una nueva compañía. El 80% de ésta será propiedad de Mediaset, mientras que Prisa rondará el 20. El acuerdo implica además la entrada de la filial de Fininvest en Digital + a través de un 22% de su accionariado. De esta forma, además de colocarse al frente de la televisión en abierto, tomará un importante trozo del pastel de la televisión por satélite, como ya hizo Telefónica el mes pasado comprando un 21% de la misma compañía.

Es necesario recordar que hace unos meses el diario El País -propiedad de Prisa- se ensalzaba en una mediática disputa con Berlusconi por las polémicas fotos del presidente en una de sus fiestas. El asunto calentó aún más la relación de Prisa con Il Cavaliere, elevándola al terreno de las amenazas, como se pudo escuchar por parte de ambos. Sin embargo, el mundo de los negocios, no entiende de confrontaciones cuando hay dinero de por medio y, sobre todo, cuando al grupo fundado por Polanco le salen los números rojos por las orejas.

Cuatro, la gran apuesta de Prisa en el sector televisivo, quedará ahora a disposición de los grandes “celebros” que hacen funcionar a Telecinco y que han hecho de él, independientemente de los buenos contenidos que puedan emitir o no, el canal español referente en cuanto a emisiones basura se refiere. La cadena del logotipo rojo nació anunciando un cambio en la dinámica de programación española, mermada por los cotilleos, los programas de confesiones en directo y los reality shows. Ahora, si todo transcurre como parece, morirá poco a poco uniéndose a ellos. Prisa ha tenido que ceder ante su propia política de expansión que no pudo triunfar en un terreno más batallado por los caballeros italianos.

Anuncios

Telefónica da el primer bocado a Digital +.

Las negociaciones entre el grupo Prisa y Telefónica por una parte de  Digital + han terminado de forma exitosa para ambas.  La plataforma de televisión de pago fue valorada finalmente en 2.350 millones de euros, por lo que el 21% del accionariado adquirido por Telefónica ha alcanzado el montante de 470 millones.

Lo cierto es que Prisa sólo recibirá 240, ya que el resto -230- está destinado a la liquidación de la deuda que conservaba con la empresa de telefonía por la compra de Vía Digital. Ésta pasó en 2002 a manos de Sogecable para formar junto a Canal Satélite Digital la actual plataforma Digital +.

Telefónica se adentra, por tanto, una vez más en el negocio de la televisión de pago, a pesar de que huyó progresivamente de su anterior incursión. Para su presidente ejecutivo, César Alierta,  en esta nueva etapa el acuerdo “permitirá aprovechar al máximo su posición en un mercado con amplio potencial de crecimiento”.

Ambas compañías han decidido además suscribir un acuerdo de cooperación que les permita explotar el sector audiovisual y otros servicios de una forma más ventajosa.

Para Prisa, la inyección económica recibida tras el acuerdo, les permitirá reducir la deuda de cerca de 2.000 millones que arrastra y empezar a consolidar la estabilidad de una compañía que no atraviesa sus mejores momentos. Por este motivo, Jose Luis Cebrián, Consejero Delegado de Prisa, no dudó en celebrar el acuerdo afirmando en repetidas ocasiones que “Telefónica era el mejor socio imaginable”.

// Datos de Digital + //

-Mayor plataforma digital en España (más de 150 canales).

-1.899.216 abonados.

-6.5 millones de audiencia potencial.

-Ingreso medio por abonado: 39,3 euros (tercer cuatrimestre 2009).

-982 millones de euros de beneficio (tercer cuatrimestre 2009).


Un ejemplo de desigualdad

Ya se ha cumplido más de un mes desde que Editorial Prensa Ibérica (EPI), propiedad de Javier Moll y su familia, decidiera chapar de por vida el diario La Opinión de Granada y despedir a 45 profesionales. Aunque no parece un periodo muy extenso, es tiempo suficiente para repasar en frío las causas de tal acontecimiento.

Aprovechando la entrada anterior, en la que se trataba el desequilibrio que existe  entre la profesión de periodista y los intereses de los grupos comunicativos, el caso de La Opinión es el perfecto ejemplo para ilustrar la tendencia negativa hacia la que van lanzados los medios de comunicación. Hoy en día es habitual que los dueños de los canales de la información -de momento sólo de los canales y no de la información, aunque sólo de momento- distribuyan sus negocios por diferentes sectores que no guardan relación entre ellos, o bien dejen entrar en su accionariado a empresas de otras actividades que buscan lucrarse de un mundo tan influyente, atractivo y espectacular como es el de la televisión, la radio o la prensa.

EPI cuenta con, además de otras cabeceras diarias de ámbito provincial, publicaciones no diarias, páginas en internet, televisiones locales, sellos editoriales, plantas industriales de artes gráficas, distribuidoras de productos editoriales, una empresas de tecnologías de la información y la comunicación y algunos medios en Portugal y Australia. Sin embargo, en relación al tema que estamos tratando, es más llamativo el hecho de que la familia Moll tenga negocios inmobiliarios o acciones en empresas de energía geotérmica. Más aún cuando se sospecha, tal y como están haciendo los antiguos  periodistas de La Opinión -véase http://www.laopiniondelagranada.wordpress.com-, que el cierre del periódico podría tener que ver con la venta de su sede, cuyo valor se ha multiplicado en los últimos años.

Pero aunque estas sospechas fueran equívocas, sigue siendo extraño el cierre de la cabecera granadina, ya que el grupo tuvo el último año unas ganancias superiores a los 20 millones de euros. Tal superávit, desde un pensamiento mínimamente en consonancia con los principios del periodismo y del papel tan fundamental que los medios realizan en nuestra sociedad, debería haber permitido un mayor aguante y sacrificio ante una posible racha negativa en la cuentas del periódico. Apostar por el cierre y comunicarlo un día antes es poner en evidencia el fallo del mercado comunicativo. Es demostrar que los 45 despedidos, auténticos protagonistas de la acción informativa, se encuentran en gran desventaja respecto a aquellos que desde sus despachos juegan a acumular empresas sin conocer realmente cuál es la importancia de la prensa.

Perder una cabecera en una ciudad es quedarse sin una ventana más donde alcanzar la realidad como ciudadanos, sin una competencia que haga ser más eficientes y profesionales a los periodistas. Es necesario apuntar que no todos los cierres de medios de comunicación pueden considerarse iguales. Las causas que hay detrás de ellos varían en muchos casos. Sin embargo, en el que aquí se trata, tiene un claro aspecto de una balanza en desequilibrio.


El “dueño” de la prensa china

A continuación vamos a repasar el mercado informativo de otra importante potencia mundial. En este caso se trata del sector de la prensa en China, cuyo dominio está en manos del Gobierno. El Estado chino lleva a cabo una política económica que afecta a los medios de comunicación en la medida que estos son utilizados, o bien como portavoces del órgano central, o bien como negocios tutelados. Es en este último caso cuando pueden aparecer voces distintas a las oficiales, dependiendo de que el medio se arriesgue a hacerlo o no, ya que puede perder sus permisos y dejar de lucrarse en uno de los mayores negocios informativos del mundo.

PEOPLE’S DAILY

La publicación People’s Daily pertenece al Comité Central del Partido Comunista, o lo que es lo mismo, se constituye como un órgano estatal más. Su circulación supera los tres millones de ejemplares y tiene ediciones, además de en chino, en inglés, francés, español, japonés, ruso y árabe. La información que publica está especializada en noticas domésticas e internacionales relacionadas con China.

Bajo la supervisión de People’s Daily se publica la información de otras 10 cabeceras: People’s Daily Overseas Edition, East China News, South China News, Market Daily, International Financial Daily, Jiangnan Times, Global Times, Securities Times, Health Times y Satire and Humor, así como de 6 magazines mensuales: The Earth, News Front, Listed Companies, Times Trend y People Forum.

GLOBAL TIMES

Se trata de una de las muchas publicaciones chinas que están bajo la supervisión de People´s Daily. Desde el pasado mes de abril, además de en chino, Global Times se edita en inglés. Su versión original atrae a lectores muy apegados al Gobierno y de fuerte ideología nacionalista. La versión anglosajona, en cambio, ha permitido la entrada de voces más plurales.


CHINA DAILY

Esta cabecera es otra de las que más influencia tiene entre la población china, sobre todo la que vive fuera del país, ya que se publica en inglés tanto en China como en Europa y Estados Unidos. Al igual que ocurre con las anteriores,  también tienen relación con el Estado, ya sea a través de la dirección nacional o de los gobiernos regionales. A menudo suele ser una especie de guía política dirigida desde el Gobierno hacia sus ciudadanos residentes en el extranjero.

XINHUA

Es la principal agencia de noticias del país, y una de las dos que controla el Gobierno –la otra es China News Service–. Está considerada como el mayor centro de información de China, ya que prácticamente todas las noticias que se difunden en los medios chinos pasan por ella. además de agencia de noticias, es editora de cabeceras de prensa, y posee más de 20 periódicos y una docena de magazines. Entre sus periódicos más destacados se encuentran Xinhua Daily Telegraph, Xinhua Business Weekly Economic Information Daily o Reference News. Este último es el de mayor circulación en China, superando en algunos cientos de miles de ejemplares a People’s Daily.

CHINA BUSINESS NEWS DAILY

El conglomerado mediático Shanghai Media & Enterteinment Group –SMEG– es el más grande de China junto a CRFTG (conglomerado mediático estatal China Radio, Film and Television Group). Ambos gigantes de la comunicación están controlados en mayor o menor medida por el aparato político del régimen comunista, con los sistemas de censura y propaganda que ello implica.

CBN Daily es el principal diario de Shanghai Media Group con una circulación de 300. 000 ejemplares. Su contenido, que se centra en información financiera, pretende equiparse al de las grandes cabeceras mundiales


Un gran desequilibrio en la balanza

Bajos sueldos, sustituciones a coste de becarios, multiplicación de la actividad individual para abaratar el gasto que suponen nuevas contrataciones, y un largo etcétera de aspectos negativos, están creando una peligrosa nube de humo encima de la profesión periodística.

Ante todo esto, resulta evidente cuestionarse hasta qué punto la cada vez mayor concentración de poder por parte de los grandes grupos comunicativos terminará por destruir las bases de una profesión en la que miles de jóvenes estudiantes y ya profesionales depositaron sus ilusiones. Es necesario dejar de auto engañarse y creer que ser periodista  debe incluir  a sus espaldas la lacra de la precariedad. Sobre todo, cuando existen empresas de tamaño gigantesco que anteponen la expansión y el crecimiento económico en su actividad u otras que bien poco tienen que ver con la información, a mantener los puestos de sus periodistas en tiempos de crisis, o de elevar sus sueldos cuando la coyuntura lo permite a la categoría que merece un profesional de tal índole; y de cuya responsabilidad dependen millones de personas que se nutren de la radio, la televisión, Internet o la prensa.

A pesar de que algunos empresarios, e incluso algún periodista acomodado de renombre, resten importancia al asunto, resulta lamentable llegar a una redacción como becario primerizo, con los nervios y la emoción convertidos en un único sentimiento, y tener que escuchar a algunos de sus profesionales clamar por haber elegido su trabajo, aquel por el que tanto soñaron. Es tan lamentable como tener que escuchar a un recién licenciado en Periodismo recomendar el abandono de la carrera a aquellos que aún sueñan con ser grandes profesionales de la información y que, como él, si no se pone el grito en el aire o la palabras donde se puedan leer, verán truncadas sus expectativas a medida que llenan vasos en las discotecas o depósitos en las gasolineras. Ni que decir tiene que ambas son profesiones respetables, sin embargo, están muy lejos de aquello con lo que un enamorado del periodismo quiere compartir el resto de sus días.

La gran estructura de poder mediático que domina el mundo a través de relaciones de todo tipo, utiliza al periodismo como medio perfecto para superponer sus intereses, y a los periodistas como instrumentos finales de obtención de beneficios. En una supuesta balanza en la que los periodistas tuvieran que competir con mastodontes empresariales, el peso de estos últimos dejaría a los informadores en una situación realmente grave y sin una protección para sus verdaderos valores. Aquellos que están lejos de presiones publicitarias, comerciales o políticas, y que derivan en una cada vez menor especialización e independencia, con muchos contactos pero pocas fuentes de información verdaderas y fiables.

Las compañías que agrupan distintos medios de comunicación pretenden crear la figura del periodista multidisciplinar, pero no con la intención de tener a unos profesionales mucho más capacitados para buscar, ver, crear, tratar, comentar o analizar las noticias, sino para  contar con  unos trabajadores al límite de sus posibilidades, impidiendo así el auténtico desarrollo de su potencial. Como periodistas, es importante no olvidar jamás a qué nos dedicamos y la importancia que ello tiene. Trabajar para uno u otro medio no significa estar en el bando de los buenos o en el de los malos, ya que, si todos quedaran desarmados, podríamos apreciar que la única constante que mueve sus actos, por encima de la ideología política, son las relaciones de poder auspiciadas por el dinero.


Google News, en el punto de mira

Las críticas que las grandes compañías informativas realizan a los competidores más directos suelen ser un tema habitual entre los altos cargos que deambulan  por los despachos y pasillos de sus modernas sedes. De ahí que resulte llamativo cuando uno de ellos lleva esas críticas a la esfera pública. Y más aún si cabe, cuando su nombre es Ruper Murdoch.

El magnate australiano dueño de News Corporation ha alzado la voz contra otro de los grandes imperios comunicativos, el norteamericano Google, quien está consiguiendo hacerse con un importantísimo trozo del pastel publicitario que tanto ansían los medios, sobre todo los de papel, que se encuentran en estado de vigilancia intensiva. Por este motivo, Murdoch, que cuenta con importantes cabeceras como The Times o The Wall Street Journal, ha amenazado con retirar la información de Google News cuando sus periódicos digitales dejen de ser gratuitos. La intención de News Corporation es comenzar de forma progresiva a cobrar por sus contenidos en Internet, lo cual reduciría notablemente la gratuidad de la información, y motores de búsqueda como Google perderían parte de sus habituales links.

Sin embargo, Google juega con la ventaja de conocer hasta qué punto los periódicos digitales dependen de que los enlaces a sus noticias aparezcan en el buscador cuando los usuarios solicitan información. Las estadísticas muestran que una de las principales vías de acceso a estos periódicos es, por encima de sus propias webs en algunos casos, la página de Google. Así pues, las empresas anunciantes, que son las más interesadas en este tipo de datos, verían con malos ojos perder un puente tan importante hacia sus productos. No olvidemos que la publicidad es el principal pilar del mercado comunicativo.

A pesar de que News Corporation no es la única que medita cortar a Google el suministro de sus noticias, sí es la primera en anunciar un posible cambio en el acceso a la información que actualmente tenemos la mayoría de los usuarios. La crisis económica está intensificando la ejecución de aquellos proyectos diseñados por las grandes corporaciones para seguir controlando el mercado a pesar de la disminución de beneficios. Casos como el de News Corporation y Google ponen de manifiesto la inmensa cantidad de dinero y poder que la estructura mediática mueve en el mundo. Un mal paso o una estrategia errónea pueden hacerles perder capacidad de mando sobre una sociedad dependiente de la información.


Un paseo por la televisión india

Aprovechando la situación actual, en la que existe una importante influencia de la cultura india en las corrientes cinematográficas, estilísticas, sociales e incluso políticas de Occidente, vamos a realizar un pequeño recorrido por algunas de las cadenas de televisión de este país.

DD-News

El primero de los canales es DD-News, que pertenece a Doordarshan Television Network, y que junto a All India Radio conforma el principal grupo comunicativo público de la India, denominado Prasar Bharati.

La función de DD-News es principal informativa, por lo que alternan noticias de última hora con reportajes de temática actual, tal y como se puede ver en el siguiente video:

IBN-7

Network 18, uno de los mayores grupos comunicativos de la India, es propietario de Global Broadcast News,  que junto a la compañía india Jaghram Pakrasam Ltd. , posee la cadena IBN-7, también de carácter informativo.

CNBC-TV18

La compañía Network 18 también es propietaria de TV18, con un 51% de sus acciones. Precisamente TV18, en un joint venture con CNBC Asia –NBC Vivendi Universal/EEUU–, tiene el canal de noticias CNBC-TV18.

ZEE TV

Con una línea más centrada en el entretenimiento emite sus programas ZEE TV, cadena referencia del grupo Zee Network. Este último es a su vez propiedad de Essel Group, un conglomerado indio que abarca multitud de negocios en distintos sectores económicos.

Los contenidos de ZEE TV, que  sólo se emiten en lengua hindi, han conseguido crear una marca fuerte y reconocida en el sector televisivo indio. Programas como Mega Challenge consiguen atraer a millones de personas.

Times News Now

El grupo comunicativo indio The Times Group, también conocido como Bennett, Coleman & Co. Ltd, cuenta con varias empresas dedicadas a la información. Una de ellas es la compañía de televisión Times News, fruto de un joint venture entre The Times Group y Reuters Group Ltd. –Thomson Reuters/Reino Unido–.

Star Plus

Finalmente, en esta ejemplarización de cadenas de televisión indias, también tiene cabida una de las compañías propiedad de News Corporation, o lo que es lo mismo, de Ruper Murdoch. Se trata de Star Plus. Su contenido está dirigido a la distracción de las familias que se reúnen tras la televisión. Un claro ejemplo es el siguiente programa musical.


Telefónica choca con Vivendi en Brasil

Tras varias semanas de ofertas y vaivenes, la multinacional francesa Vivendi parece haberse colocado en una posición privilegiada para hacerse con el dominio de la empresa de telefonía brasileña GVT S.A. El motivo atiende a cuestiones estrictamente económicas, ya que Vivendi ha mejorado la oferta realizada por Telefónica, compañía española que en estos momentos es la segunda más importante en el sector de las telecomunicaciones de Brasil a través de Vivo en móviles, y de Telesp en banda ancha.

Para poder volver a entrar en juego, Telefónica deberá mejorar la valoración que Vivendi ha hecho de GVT, situándola en 2.800 millones de euros (100 más que Telefónica) y superar los 15,8 por acción que dará la francesa.

Los principales motivos por los que tanto Telefónica como Vivendi quieren hacerse con el control de la cuarta compañía de telefonía en Brasil, tienen que ver, de forma general,  con las grandes posibilidades que ofrece en estos momentos la economía brasileña, y más concretamente, con el imponente crecimiento del sector de las telecomunicaciones, el más destacado en esta parte del mundo. Para Telefónica supondría alcanzar una posición dominante en el país carioca, ya que sumaría 480.000 nuevos clientes de acceso a Internet de banda ancha, y 2,3 millones de abonados telefonía fija,  que sumados a los de sus filiales Telesp y Vivo hacen un total de más de 62 millones de clientes. Por su parte, Vivendi conseguiría introducirse en el sector de las telecomunicaciones de un país lejano a su área de influencia (actualmente cuenta con SFR en Francia y con Maroc Telecom en Marruecos) y fortalecerse al igual que ha hecho en el de los videojuegos con Activision, y en el del ocio con Universal Music y Canal + entre otros.

Si Vivendi finalmente se hace con GVT S.A, la operación supondría un importante revés para los objetivos expansionistas de Telefónica, que tras conseguir liderar el accionariado de China Unicom, pretende ser la empresa de telecomunicaciones mejor posicionada en Sudamérica.

Además, el desenlace de la adquisición de GVT influirá directamente en dos próximas operaciones que, en este caso, están íntimamente ligadas con los medios de comunicación. La primera de ellas es la que las propias Telefónica y Vivendi tienen entre manos para hacerse con la plataforma de televisión Digital +, propiedad del Grupo Prisa. Un final polémico podría alejar las hasta ahora cordiales posturas de ambas multinacionales y dar cancha a las posibilidades de otras como la italiana Mediaset, también interesada en ampliar sus negocios con la endeudada plataforma digital de Prisa. La segunda operación atiende a la opción de venta que Vivendi puede ejercer a partir de esta semana respecto al 20% que posee de NBC Universal. A la espera de lo que haga Vivendi, que dependerá en parte del asunto GVT, está General Electric, propietaria del accionariado restante de NBC Universal e interesada en hacerse con el total para vender un 51% a la operadora de cable estadounidense Comcast Corp.